Cómo escribir una carta a un matón

August 14

Cómo escribir una carta a un matón


Ser víctima de un matón es por desgracia un aspecto común del crecimiento. No hay ningún método probado de llegar a una resolución pacífica. Si usted ha decidido que le gustaría abordar el problema por escrito directamente al agresor, que puede ser capaz de resolver sus diferencias. Las cartas son una buena forma de comunicación para este tipo de problema, ya que llevan tiempo y consideración para escribir.

Instrucciones

1 Consulte a su padre, tutor u otro adulto de confianza. Este tipo de letra es muy delicado, y puede que tenga dificultades para determinar lo que es y no es apropiado incluir en la carta. Trabajar con un adulto darán mejores resultados, porque los adultos son generalmente más practicadas en la forma de comunicarse de manera efectiva.

2 Mantente positivo. Obviamente, la relación personal entre usted y su agresor es negativo y de confrontación. Puede ser tentador para escribir la carta en un tono acusatorio, y que está justificado en estos sentimientos de ira. Sin embargo, dicha carta ciertamente no resuelve el problema y se puede escalar o incluso terminar en problemas. En cambio, el tono de la carta debe ser conciliadora, disculpándose por cualquier parte que puede haber jugado en sus interacciones pasadas, que explica por qué las acciones del matón han sido hiriente y sugerir posibles vías a una resolución positiva.

3 Evitar la divulgación de información personal. Usted puede tener la tentación de hablar de ciertos temas muy personales en un intento de apelar al sentido de la empatía del agresor. Por desgracia, estos datos pueden ser utilizados en su contra en el futuro, por lo que es mejor mantener una cierta distancia y asumir que cualquier cosa en la carta puede ser compartida con otros.

4 Espere antes de dar la carta. Es posible escribir la carta cuando usted es muy emocional, y eso está bien, pero el resultado de escribir este tipo de letra en un estado tan emocional puede ser improductivo. Es mejor esperar unos días o semanas hasta que pueda volver a leer la carta de manera más objetiva y revisar, según sea necesario.

5 Determinar si debe o no incluso enviar la carta. Escribir cartas que en realidad no envíe es una práctica terapéutica común. Se le ayuda a reconocer y expresar sus sentimientos, y puede aliviar el estrés y ayudar a resolver los conflictos internos. Sin embargo, en realidad el agresor dando la carta es una decisión separada, una que debe ser tomada después de consultar a su maestro y la administración de la escuela. Ellos pueden tener mejores ideas sobre cómo manejar la situación que por comunicarse directamente con su agresor.


Artículos relacionados