¿Cómo hacer una carta de cumpleaños a mi esposa

January 7

¿Cómo hacer una carta de cumpleaños a mi esposa


Los cumpleaños pueden ser ocasiones especiales para un marido para expresar su amor y afecto por su esposa. Mientras que algunos esposos demuestran su amor a través de regalos, otros demuestran que a través de experiencias compartidas o incluso cartas. Escribir una carta a su esposa en su cumpleaños puede ser un gesto romántico, ya que están poniendo por escrito sus sentimientos de compromiso y amor por ella. Si usted pasa tiempo en la letra, puede significar más para ella que cualquier elemento tangible que podría comprar ella.

Instrucciones

1 Escoja una bonita tarjeta o alguna hermosa papelería. Elija los colores y esquemas de diseño que encontrará atractivo.

2 Seleccione una buena pluma. Mientras bolígrafos baratos son aceptables y seguramente cumplir su propósito, una pluma de punta de fieltro dará una, impresión más romántica más clase.

3 Comience la carta con un saludo cariñoso. Si utiliza apodos uno por el otro, utilizar eso para hacer la letra más personal.

4 Escribe un mensaje personal relativa a su cumpleaños algo importante, como el número de años que dos han estado casados.

5 Escribir sobre su futuro juntos, al igual que cómo se mire adelante a pasar muchos más cumpleaños con ella.

6 Terminar su carta con una declaración de amor, afecto y compromiso.

7 Firmar la carta con su nombre o apodo.

Consejos y advertencias

  • Hacer la letra lo más personal posible. La mención de experiencias únicas que compartieron es una manera romántica de hacer eso.
  • Incorporar citas o líneas de cartas de amor famosos si usted se encuentra en una pérdida para qué escribir. Debido a que hay tantas cartas de amor publicados, usted debería ser capaz de encontrar uno que refleja sus sentimientos. Pero no hacen citas y líneas prestadas la mayoría de su carta. La mayor parte del sentimiento debe venir del corazón.
  • Utilizando clichés hará que su carta parece barato. En su lugar, escribir desde el corazón. Aunque suene raro, un sentimiento personal es siempre mejor que uno prestado.

Artículos relacionados